Espai Confinat

Ofrecemos nuestra dilatada experiencia en espacios confinados tales como limpieza e inspección de silos , chimeneas , pozos, canales subterraneos etc.

IMG-20190430-WA0004jpg

Qué se entiende por Espacio Confinado

Se entiende por espacio confinado

“cualquier recinto con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el que pueden acumularse contaminantes tóxicos o inflamables, o tener una atmósfera deficiente en oxigeno, y que no está concebido para una ocupación continuada por parte del trabajador”.

Además de que en la mayoría de ellos, está limitada la libertad de movimientos de sus ocupantes debido a sus dimensiones reducidas.



De forma general, se pueden distinguir dos tipos:


  • 1- Espacios confinados abiertos por su parte superior y de una profundidad tal que difi-culta su ventilación natural, como pueden ser pozos, depósitos abiertos o cubas.
  • 2- Espacios confinados cerrados con una pequeña abertura de entrada y salida, como silos, interior de mezcladoras, interior de molinos, tanques de almacenamiento y se-dimentación, salas subterráneas, túneles o cisternas de transporte.
  • El acceso al interior de espacios confinados se realiza por tareas de limpieza, reparación o mantenimiento.




Procedimiento en espacios confinados

  Es indispensable cumplimentar un permiso de trabajo previamente al acceso a espacios con-finados. Dicho documento deberá estar firmado, al menos, por la persona que encarga los trabajos (autorizante), la persona responsable de su ejecución y la persona (o personas) que acceden al mismo.


   Si el trabajo es realizado por personal de la propia empresa:

  Se realizará siempre, al menos, entre dos personas, de manera que una de ellas actúe de “vigilante” y tenga contacto constante (ya sea visual o por otros medios), con la persona o personas que están en el interior.

La persona que actúe como vigilante tendrá formación y experiencia específica y permanecerá siempre en el exterior controlando el desarrollo de los trabajos. No entrará bajo ningún concepto en el interior. Tendrá conocimientos en primeros auxilios para actuar ante situaciones de emergencia de forma rápida y eficaz.



  Se dispondrán de los medios suficientes y adecuados para mantener en todo mo-mento la comunicación entre el vigilante y la persona que trabaja en el interior.

Se verificará el correcto funcionamiento de los sistemas de comunicación antes iniciar los trabajos Será necesario, SIEMPRE, llevar a cabo las siguientes acciones, no accediéndose si no se cumple alguna de las condiciones que a continuación se indican:
  • Verificar que se dispone del permiso de trabajo debidamente cumplimentado y firmado por el ordenante de los trabajos y el responsable de ejecución. También debe ser firmado por los trabajadores que van a ejecutar las tareas, certificando que son conscientes de los riesgos que implica su realización.
  • Ventilar el recinto antes de acceder a él, variando el tiempo de ventilación del mismo en función de su contenido.
  • Consignar/bloquear los elementos móviles existentes en el interior del espacio confinado (palas en el interior de mezcladoras, sistemas automatizados de adi-ción de materias primas en silos...).
  • Señalizar indicando que se están ejecutando trabajos en el interior del espacio confinado.
  • Verificar que se dispone de los equipos de trabajo necesarios para realizar las comprobaciones previas al acceso (detector de gases con batería suficiente y al corriente de revisión), equipos para acceso a su interior (escaleras, trípode, ar-nés, lámpara de iluminación antideflagrante...) y equipos de protección individual (mono integral tipo Tyvek, guantes de protección, mascarilla autofiltrante de pro-tección respiratoria, gafas de protección frente a proyecciones de partículas...)
  • Evaluar la atmósfera interior, cuantificando la concentración de los siguientes agen-tes y verificando que se encuentran en los rangos que se indican a continuación:
  •   Oxígeno, comprendido entre el 23 y el 20,5%.
  •   Monóxido de carbono (CO) inferior a 25 ppm.
  •   Dióxido de carbono (CO2) inferior a 0,5%.
IMG-20190430-WA0005jpg

El límite inferior de explosividad (L.I.E.) es inferior al 10% (si es inferior al 5% realizar mediciones continuadas).
En caso de no cumplirse alguna de las condiciones anteriormente mencionadas NO ENTRAR.

Si el nivel de oxígeno y gases tóxicos o explosivos se encuentra fuera de los rangos esta-blecidos, sanear mediante ventilación natural o forzada y volver a cuantificar. No acceder hasta que el nivel de oxígeno se encuentre dentro de los parámetros indicados y no se detecte presencia de gases explosivos.Si es imprescindible el acceso aunque los niveles de oxígeno y gases no sean óp-timos, cumplimentar el correspondiente permiso de trabajo, ventilar, hacer uso continuado de equipos de respiración autónoma y realizar medición continua de atmósfera interior.


 Si el trabajo es realizado por personal ajeno a la empresa:
Solicitar a la empresa ejecutante de los trabajos la siguiente documentación:
  •  Evaluación de riesgos.
  •  Certificados que demuestren que los trabajadores han recibido formación es-pecífica para la realización de los mismos. Al menos, uno de los trabajadores dispondrá de formación básica en prevención de riesgos laborales para ejercer como recurso preventivo.
  •  Certificados de aptitud médica de los trabajadores que vayan a acceder al espa-cio confinado.


Para la entrada en espacios confinados, deberán cumplimentar el permiso de traba-jo específico que dispongan para ello y el permiso correspondiente del titular del centro de trabajo. Además, un responsable de la empresa titular supervisará la eje-cución de los trabajos, comprobando si poseen los equipos de trabajo y de protección individual necesarios para su ejecución y si va a estar presente un recurso preventivo durante el transcurso de los mismos


1489601143403jpg


Riesgos asociados a trabajos en espacios confinados

apprentice-engineer-in-enclosed-space-fire-trainingjpg

Los peligros en estos espacios son múltiples, ya que además de la acumulación de sustancias tóxicas o inflamables y escasez de oxígeno se añaden los ocasionados por la estrechez, incomodidad dé posturas de trabajo, limitada iluminación, etc. Otro aspecto a destacar es la amplificación de algunos riesgos como en el caso del ruido, muy superior al que un mismo equipo generaría en un espacio abierto, por la transmisión de las vibraciones.

 

En general se puede decir que los trabajos en recintos confinados conllevan una problemática de riesgos adicionales que obligan a unas precauciones más exigentes.

 

 

Riesgos generales:

 

Son aquellos que al margen de la peligrosidad de la atmósfera interior son debidos a las deficientes condiciones materiales del espacio como lugar de trabajo.

  • Riesgos mecánicos: Debidos a equipos que pueden ponerse en marcha intempestivamente. Atrapamientos, choques y golpes, por chapas deflectoras, agitadores, elementos salientes, dimensiones reducidas de la boca de entrada, obstáculos en el interior, etc.
  • Riesgos de electrocución por contacto con partes metálicas que accidentalmente pueden estar en tensión.
  • Caídas a distinto nivel y al mismo nivel por resbalamientos, etc.
  • Caídas de objetos al interior mientras se está trabajando.
  • Malas posturas.
  • Ambiente físico agresivo. Ambiente caluroso o frío. Ruido y vibraciones (martillos neumáticos, amoladoras rotativas, etc.). iluminación deficiente.
  • Un ambiente agresivo además de los riesgos de accidente acrecienta la fatiga.
  • Riesgos derivados de problemas de comunicación entre el interior y el exterior.

Riesgos específicos:

 

Son aquellos ocasionados por las condiciones especiales en que se desenvuelve este tipo de trabajo, las cuales quedan indicadas en la definición de recinto confinado y que están originados por una atmósfera peligrosa que puede dar lugar a los riesgos de asfixia, incendio o explosión e intoxicación.

 

  • Asfixia:   El aire contiene un 21% de oxígeno. Si éste se reduce, se producen síntomas de asfixia que se van agravando conforme disminuye ese porcentaje. La asfixia es consecuencia de la falta de oxígeno y esta es ocasionada básicamente al producirse un consumo de oxígeno o un desplazamiento de este por otros gases
  • Incendio y explosión:
  • Intoxicación: La concentración en aire de productos tóxicos por encima de determinados límites de exposición puede producir intoxicaciones agudas o enfermedades. Las sustancias tóxicas en un recinto confinado pueden ser gases, vapores o polvo fino en suspensión en el aire. La aparición de una atmósfera tóxica puede tener orígenes diversos, ya sea por existir el contaminante o por generarse éste al realizar el trabajo en el espacio confinado. La intoxicación en esta clase de trabajos suele ser aguda ya que la concentración que la produce es alta. Si la concentración es baja las consecuencias son difíciles de detectar debido a la duración limitada de este tipo de trabajos. Si son repetitivos pueden dar lugar a enfermedades profesionales. Junto al riesgo de intoxicación se pueden incluir las atmósferas irritantes y corrosivas como en el caso del cloro, ácido clorhídrico, amoníaco, etc.

Solamente para algunas substancias como el CO2, SH2, Cl2, NH3 se conocen las concentraciones que producen efectos letales y daños funcionales a órganos de seres humanos. Para la mayoría de sustancias tóxicas se desconocen las concentraciones límite que generan daños agudos en personas.

 

A título orientativo, se puede consultar los valores CL50 (concentraciones letales en ratas) concentración de contaminante en aire que genera la muerte del 50% de una muestra de ratas de características determinadas en un tiempo de exposición de 4 minutos y los valores VLA – EC que son las concentraciones máximas admisibles para una determinada substancia establecidas para un tiempo de exposición de 15 minutos, a partir de los cuales es posible la generación de efectos agudos. Otro criterio a utilizar es la concentración inmediatamente peligrosa para la vida o la salud.

 

Se debe remarcar el efecto narcotizante de algunos contaminantes, como el SH2, que en pequeñas cantidades huele a huevos podridos, pero en cantidades grandes ya no se advierte, ocasionando la intoxicación mortal. También cabe destacar la peligrosidad de aquellos contaminantes como el monóxido de carbono (CO) que no es detectable olfativamente.

 

Riesgos por agentes biológicos:

 

Las enfermedades transmisibles en espacios confinados pueden ser:

 

  • Tétanos: por penetración a través de heridas y quemaduras.
  • Leptospirosis: por contacto con aguas contaminadas por defecación de roedores, principalmente por penetración a través de heridas y de la mucosa de los ojos, nariz y boca.
  • Hepatitis víricas tipo B, C y D, SIDA: por heridas con objetos contaminados por fluidos corporales principalmente, jeringuillas.
  • Fiebre por mordedura de ratas: a través de las ratas, principalmente por su mordedura.
  • Infección de heridas: contacto con microorganismos patógenos.
  • Tuberculosis, brucelosis: en alcantarillados directamente afectados por mataderos, establos, granjas, etc. Por contacto de la piel y mucosas con restos de animales infectados, contacto e inhalación de gotículas contaminadas.
  • Hepatitis víricas tipo A y E, salmonelosis, diarreas coniformes: por ingestión de agua o alimentos contaminados, principalmente por contacto con aguas fecales.

 

Fuente: Blog IMF